Fantasía animada

Ralph, ¡llegó la hora de ser bueno!

Un excepcional villano, con nobles aspiraciones de héroe, protagoniza Ralph: el demoledor , una historia que se cuela en el fascinante y colorido mundo de los videojuegos

Harto de ser el malo, Ralph, un fuerte, rudo e infeliz demoledor de edificios, ha decidido convertirse en un gran superhéroe y cambiar para siempre su opacado e impopular destino.

En un noventero y llamativo videojuego, Ralph es el enemigo declarado de Félix: el reparador, quien, con su estampa de chico bueno, siempre sonríe, se luce y seduce a los niños como el protagonista del juego.

Sobre los esfuerzos del contrariado villano trata Ralph: el demoledor (2011), cinta animada de Walt Disney que se estrenó ayer en los cines ticos y que llega precedida por la nominación a mejor película animada en los Globos de Oro.

Dirigida por Rich Moore, la apuesta navideña de Disney nos llevará por un nostálgico recorrido por algunos de los videojuegos más populares de la historia. Todo ello, gracias a la decidida lucha de Ralph.

“Ralph decide tomar el asunto por sus propias y gigantes manos, y se lanza en un viaje a través de los distintos mundos y generaciones de videojuegos, para demostrarle al mundo que él también puede ser un héroe”, dice la sinopsis oficial de la película.

Por ejemplo, Ralph se topará con el dragón Koopa, de Mario Bros ; dos rudos luchadores de Street Fighter, y hasta con uno de los fantasmitas que se pasan la vida atrapando a Pacman. Además, aparecerán personajes tan icónicos como Sonic, entre otros.

Oportunidad. Cuando Ralph conoce el moderno juego Hero’s Duty –inspirado en el famoso Call of Duty –, vislumbra su boleto a la felicidad. Entonces, para conseguir una ansiada medalla, Ralph saca fuerzas de donde puede y se mete en el juego que lidera la Sargento Calhoun.

Las cosas no saldrán tan bien; un error complicará la aventura del aspirante a superhéroe.

Como no hay mal que por bien no venga, Ralph tendrá la posibilidad de redimirse, cuando un poderoso enemigo amenaza con destruir el mundo de los videojuegos.

Así, Ralph utilizará su ingenio y la ayuda de sus amigos para salvar su electrónico mundo. El tiempo corre y Ralph no aceptará un Game Over al final de su aventura.

La llegada de Vanellope von Schweetz, del v ideojuego Sugar Rush , se convertirá en una aliada muy peculiar de Ralph, sobre todo porque le mostrará las bases para ser un personaje “bueno”.

“Fue un desafío, porque se supone que Ralph es malo y desagradable. El reto era ¿cómo hacer atractivo y digno de ser amado a alguien que se supone es todo un villano? Usted tiene que empatizar con él y ponerse en sus zapatos...”, dijo Moore, en una entrevista concedida al sitio collider.com.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Ralph, ¡llegó la hora de ser bueno!